Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:




Bicicleta sin pedales de rueda excéntrica

Contenido:

La bicicleta sin pedales con una rueda excéntrica ideada por Manolo Parra para participar en la segoviana Carrera del Pavo.


Desde los años 1930, con algunas interrupciones, cada 25 de diciembre se celebra en la ciudad de Segovia una original carrera de bicicletas sin cadena, conocida como "Carrera del Pavo" por el premio que recibe el ganador: un pavo listo para ser cocinado; el segundo y tercero reciben respectivamente un pato y un pollo. La cita es a las 11 de la mañana en la Plaza del Azoguejo. Los participantes, por turnos, tras bajar una recta de unos 200 metros y atravesar una plaza llana suben por una calle y deben llegar lo más arriba que puedan. El que llega más lejos sin poner el pie en el suelo gana. Tampoco está permitido levantar las ruedas del suelo.

¿Cómo hacer avanzar una bicicleta sin cadena?: mediante rápidos movimientos de manillar. Además de quitar la cadena, que es obligatorio, los participantes suelen adaptar sus bicicletas:

  • quitan los pedales, las bielas y el pedalier y los sustituyen por un apoyo fijo para los pies;
  • instalan manillares muy largos para poder mover la rueda delantera con más fuerza;
  • ponen la horquilla delantera girada hacia atrás para facilitar que el movimiento de su rueda haga avanzar la bicicleta.

Así era hasta hace unos veinte años, cuando Manolo Parra participó con una bicicleta diferente: una bicicleta de ruedas excéntricas que él mismo había ideado. Cambiando los radios de las ruedas por otros de diferentes tamaños, o alargándolos con alambres, había cambiado la posición de los cubos de las ruedas. De esta forma el ciclista, dando "botes" sin soltar el manillar y sin separar los pies de su apoyo, logra aprovechar el impulso adicional que producen las ruedas excéntricas al girar.

Bici sin pedales

Los primeros modelos de bicicleta de este tipo que construyó Manolo tenían dos ruedas pequeñas y ambas eran excéntricas, lo que requería un gran esfuerzo de coordinación para que las dos girasen de forma sincronizada. Mientras así fuera el avance estaba asegurado, pero si cada rueda empezaba a girar en una posición distinta la carrera podía darse por terminada.

Rueda excéntrica [D]

En 1990 Manolo quedó segundo en la Carrera del Pavo con este tipo de bicicleta y en 1991 la ganó. Desde entonces otros decidieron probar su idea y construyeron bicicletas similares. Dado que las bicicletas de ruedas excéntricas demostraron ser más eficaces que las normales, desde 1994 la Carrera del Pavo tiene dos categorías: bicicletas normales y bicicletas de ruedas excéntricas. Fue una especie de "revolución" en la Carrera del Pavo.

Manolo mismo nos cuenta los cambios que sufrió la carrera por entonces:

Sería en el 93 o 94 cuando cambié de dos ruedas pequeñas a una sola y grande.

Antes de la revolución, el itinerario no tenía propiamente una meta. Era un trayecto cuesta arriba, en el que todos caían antes o después. Ganaba el que llegaba más lejos. Una vez que se instituyó la categoría de ruedas excéntricas, hubo que establecer una meta, la cual alcanzaban unos cuantos participantes, y luego entre éstos se realiza una segunda carrera de velocidad, con salida simultánea y a ver quién llega primero. En velocidad mis ruedecitas no tenían posibilidades. Quizá se podrían colocar dos ruedas excéntricas grandes; no lo he intentado porque el prolongar la horquilla delantera me parece complicado.

En las ediciones de 1998 y 2000, Manolo quedó tercero con su bicicleta de una rueda excéntrica.

Tres segundos de vídeo bastan para que Manolo nos muestre el movimiento del cuerpo necesario para impulsar esta bicicleta:

Para saber más

Carrera del Pavo sin cadena

Algunas fotos de diversos momentos de la Carrera del Pavo de 2005 y de detalles de bicis participantes, tanto de ruedas normales como excéntricas.

Descripción de imágenes de esta página

Detalle de la rueda trasera excéntrica

La fotografía muestra la mitad posterior de una bicicleta por su lado izquierdo. La bicicleta no tiene sillín, desviadores, pedales, bielas ni pedalier. La caja del pedalier está atravesada por un cilindro de madera de su mismo diámetro y cuyos extremos (rebajados un poco por su parte superior para que ofrezcan una superficie lisa) sirven para apoyar los pies.

Una larga y gruesa pletina sirve de sujeción a la rueda trasera, en sustitución de la horquilla. Esta pletina está doblada por la mitad, con forma de horquilla del pelo o de pinzas. El lugar del doblez abraza perperdicularmente el tubo del sillín de la bicicleta, al que está atornillada. A dos tercios de su longitud total, contados desde el tubo del sillín, la pletina está atornillada al extremo de la horquilla de la bicicleta, por su parte interior, justo por encima de la muesca que sirve, en una bicicleta normal, para sujetar el eje de la rueda. La pletina tiene un agujero en cada extremo, donde está insertado y atornillado el eje de la rueda trasera.

La rueda trasera está descentrada. Si la rueda mide 10 unidades de diámetro, el cubo, centrado horizontalmente en la fotografía respecto a la rueda, está situado a 7 unidades de la parte superior de la llanta y a 3 de la parte inferior. Los radios superiores han sido alargados mediante alambres enganchados a sus cabezas para así alcanzar el cubo. Los radios inferiores han sido sustituidos por alambres.

Regresar tras la imagen Detalle de la rueda trasera excéntrica