Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:

Compartir esta página

Publicidad




Cuarenta años en bicicleta


Durante cuarenta años Ian Hibell recorrió en bicicleta el equivalente a diez vueltas a la Tierra a la altura del ecuador. Entre sus muchas hazañas está la de haber sido la primera persona en viajar en bicicleta de norte a sur por todo el continente americano. Cicloviajero, aventurero y reportero gráfico, todo en uno. En su libro de 1984 Into the Remote Places (Hacia lugares remotos) Ian describió su bicicleta como compañera, ayudante y amiga. La defendió hasta conservarla consigo incluso cuando en alguna ocasión lo asaltaron y le robaron todo su equipaje. En todos esos años enfrentó muchos peligros, desde las arenas del desierto hasta la jungla amazónica; desde las hormigas soldado hasta los soldados de verdad; desde el calor abrasador hasta la lluvia helada que corta la piel. Pero de todos ellos los que de verdad le hicieron daño fueron los conductores de vehículos motorizados, acercándose peligrosamente a su bicicleta, arrojándole botellas o regalándole lluvias de grava.

En 2006, a sus setenta y dos años, atravesó China en bicicleta de norte a sur. Durante el largo viaje la bicicleta sufrió sólo unas pequeñas averías, pero él tuvo un accidente con una furgoneta que le pasó por encima de un brazo y una mano. Afortunadamente se recuperó.

Hace exactamente un mes Ian Hibell murió atropellado por un coche en la carretera entre Salónica y Atenas, a unos 17 km de la capital griega. Según parece el coche que lo mató competía en una carrera ilegal. Ian murió en el lugar del accidente. El conductor del coche fue detenido por la policía dos horas más tarde gracias a que alguien pudo anotar la matrícula. Cuando lo supe no pude evitar acordarme de la muerte de Ken Kifer, otro gran cicloviajero, ocurrida en setiembre de 2003 en circunstancias similares.

En la página de los hermanos Nic y Andy podéis encontrar textos (en inglés) sobre Ian Hibell y fotografías de sus viajes; de ella y de la necrología publicada por The Economist he sacado los datos que he citado.