Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:

Compartir esta página

Publicidad




Necesito respirar


Si la bicicleta pasa un par de días descansando en un lugar amigo, puede que alguna arañita haga de ella su casa; a la hora de partir hay que tomarla con cuidado y ayudarla a hacer la mudanza a un lugar más seguro.

Pero si la bicicleta queda aparcada en tierra de nadie y pasan los días y las semanas, los cristales de las ventanas alrededor empiezan a oscurecerse, las puertas cerradas empiezan a trabarse, las paredes empiezan a mutar en muros y el aire empieza a faltar. Entonces necesito respirar.

Los veteranos y admirables Medina Azahara lo expresaron así en una de sus canciones emblemáticas:

Necesito respirar,
descubrir el aire fresco
y decir cada mañana
que soy libre como el viento.

Hasta que llegue el cercano momento de dar la primera pedalada de la siguiente fase del camino, sólo una amistad y unos versos ayudan a no olvidar que esto es sólo una breve y última pausa.