Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:

Compartir esta página

Publicidad




El biciclown en la radio desde Etiopía (2007-02-21)

Contenido:

Entrevista en Punto Radio a Álvaro Neil, el biciclown, en Etiopía. Transcripción y archivo de sonido.


Presentación

Esta entrevista tuvo lugar en el programa A día de hoy, en Punto Radio, el miércoles 21 de febrero de 2007 a las 5:45 de la mañana.

Esta transcripción la hago "en limpio", esto es, sin intentar reflejar aquellos rasgos del lenguaje oral que no son significativos para la lectura. Los puntos suspensivos entre corchetes indican que hay una o más palabras en ese punto que no son inteligibles en la grabación; y uso el apóstrofo en sustitución de letras o sílabas omitidas al hablar.

Transcripción

Jaume Segalés: Nuestro biciclown también tiene... tendría éxito porque se le está poniendo un cuerpazo, me decías tú el otro día, con las fotos que veías aquí de la web. Es todo músculo, claro.

María Durán: Hombre, claro, todo el día haciendo deporte... no es como tú y yo.

Jaume Segalés: Si sumas los kilómetros que llevan entre las ruedas y las rodillas de este hombre... ¡Álvaro Neil, buenos días!

Álvaro Neil: Hola, buen día desde Etiopía.

Jaume Segalés: ¿Cuántos kilómetros llevarán tus piernas ya?

Álvaro Neil: Pues... entre lo de África y lo de América del Sur más de 60.000.

Jaume Segalés: Fíjate tú. Vamos, que a ti te podría vestir cualquiera de estos diseñadores famosos, porque tienes un cuerpazo de modelo ya.

Álvaro Neil: No, no lo sé, pero mejor que no me vistan, que me dejen como estoy.

Jaume Segalés: [Risas] Claro, en todo este tiempo ¿tú has notado, por ejemplo en la ropa que llevas de payaso, que has engorda'o o has adelgaza'o, o te mantienes siempre igual?

Álvaro Neil: Sí, sí... bueno, la ropa de payaso a veces la cambio, por usar una ropa más adecuada al lugar, a veces. Ahora llevo un traje que me hice en Tanzania que es... con tela de masái, una tribu que hay mucho en el norte de Tanzania y Kenia, y entonces eso, pues siempre les llama más la atención, cuando actúas y te ven con ropa de ellos, aunque hecha en clave de payaso: pues un poco grande, un poco pequeña... Pues les sorprende. Entonces la ropa de payaso la voy cambiando. Pero la otra ropa, el pantalón que tengo de vestir, el único que tengo, que tiene bastantes remiendos ya, pues sí, me queda como de payaso, me queda enorme, porque he adelgaza'o unos cinco kilos desde que salí.

Jaume Segalés: Mm, claro. Pues no es tanto. Yo pensaba que hubieras perdido más kilos. Te vas cuidando, vamos, eso es bueno, ¿no?

Álvaro Neil: No, es que... Sí, pierdes kilos pero ganas músculo, al final tampoco... lo que pierdes es grasa, pero ganas músculo, no es tanto peso el que bajas. La bici te chupa bastante toda la grasa.

Jaume Segalés: ¿Qué tal es Etiopía? ¿Habías esta'o alguna vez?

Álvaro Neil: ¿Etiop...? No, no. ¿Etiopía? ¿Etiopía? A mí dame tres serpientes y quítame los niños de Etiopía, ¿eh?

Jaume Segalés: [Risas]

Álvaro Neil: Etiopía es... No, no, tú ríete, pero esto es terrible, terrible, y llevo sólo aquí cuatro días. Y, bueno, el día que entré en Etiopía me encontré un ciclista que salía de Etiopía, que estaba recorriendo esta parte...

Jaume Segalés: Lleno de mora'os, ¿o qué?

Álvaro Neil: ...la cara de alegría.

Jaume Segalés: [Risas]

Álvaro Neil: Bueno, la cara de alegría que tenía de dejar Etiopía no se puede describir.

Jaume Segalés: Pero qué pasa que a los colegios les enseñan a tirar piedras a los niños en ese país o qué; que es una de las asignaturas o qué.

Álvaro Neil: En los colegios no les enseñan nada. Y ese es el problema. Y es que lo peor son los adultos. Porque cuando un niño no tiene educación suele ser porque el adulto tampoco la tiene. Y la prueba es que cuando algún adulto hace algo, es decir, cuando les dice que no tiren piedras, pues bueno, viene corriendo a pedirte dinero, por haberte ayuda'o. Entonces, como yo digo, los niños cuando nacen en el mundo nacen con las manos cerradas, como en un puño; aquí en Etiopía nacen con la palma abierta ya. Es una cosa de generaciones. Tantos años recibiendo ayuda hacen que los niños, aunque tengan dinero... El otro día un niño me pedía dinero y estaba llevando ocho vacas, y sus vacas valían más que mi bicicleta, pero bueno. Y te piden agua, y están al la'o del río, y luego te tiran piedras... Pero bueno, yo... trato de enseñarles. El otro día a una niña que me tiró una piedra... Dejé la bicicleta, fui corriendo, la agarré y le obligué a cargar una piedra de más de diez kilos, a que la llevara unos metros. Por lo menos que sepa, ¿no?, que las piedras no son un juguete, que en fin que... Hacer algo, porque es que, si no, cada ciclista que le tiran una piedra y no hace nada, pues ese niño al siguiente ciclista [...] volver a tirar. Y esto es Etiopía, ¿no?, es sufrir no sólo con las piedras sino con los niños que cuando te ven pasar en un pueblo, como si fueran grillos, todos a una: you you you you you you you you you you farangi farangi farangi you you you you you! Y no quieren nada, pero saben que eso molesta. Y bueno, con esa cantinela recorres un pueblo hasta que entras en el siguiente.

Jaume Segalés: ¿Y qué quiere decir esa cantinela, farangi farangi iuiu?

Álvaro Neil: Ah, "you you" es "tú tú" en inglés...

Jaume Segalés: Sí.

Álvaro Neil: ...y farangi es "extranjero, blanco". Entonces es you you farangi. Y entonces a veces te piden agua pero no piden "agua", te piden la marca del agua, es Highland la que venden aquí, agua en botella, entonces: you you, highland, highland, you you, highland, highland, highland. El otro día un niño me pedía highland y estábamos al la'o del río, dejé la bicicleta, me bajé, lo agarré, le llevé al río, y le metí dentro del agua y le digo: ¿Quieres highland? Toma highland.

Jaume Segalés: Toma highland. La que quieras, je je.

Álvaro Neil: Y la gente, bueno, se reía porque se da cuenta que, que, que el blanco, pues, la paciencia a veces se le acaba...

Jaume Segalés: O sea, vamos, que encontrar en Etiopía un blanco viviendo con ellos tranquilamente debe ser difícil, porque vamos, llegas ahí... o un extranjero, y ya te crucifican, ¿no?

Álvaro Neil: Cuando te ven todo el día se tranquilizan. Yo el otro día, al terminar la jornada, pues, je, para mala fortuna, tenía tres pinchazos y no pude continuar, y ese pinchazo me detuvo en un pueblo en el cual tuve que pedir un lugar para dormir y me dejaron dormir en un granero. Y los niños que en ese pueblo me habían martirizado con you you you you you you you, cuando me vieron para'o pues... sonrientes, amables... y. bueno, pues hice un poco de magia para ellos, y tranquilos; y eran como personas, y no como animales. Y al día siguiente, cuando me iba del pueblo, los mismos niños que habían esta'o tranquilos conmigo empezaron otra vez: you you you you... Je...

Jaume Segalés: [Risas]

Álvaro Neil: ¡No puede ser, esto es una pesadilla! [...]

Jaume Segalés: Esa es la imagen... del típico adolescente, ¿no?, que lo pillas solo y es un tipo majo y cuando se junta en pandilla es el más golfo, ¿no?

Álvaro Neil: Sí, es como, yo pienso, también, los... los fans de los quipos de fútbol, ¿no? Uno por uno son grandes personas, y en masa en un estadio, la gente... no la conoces.

Jaume Segalés: Ya, es verdad, sí. De todas maneras, claro, estás en uno de los países... Porque Etiopía no tiene salida al mar, ¿no? Porque encima tienes Eritrea y Yibuti, ¿no?

Álvaro Neil: Sí, y, bueno, te quiero decir una cosa: estoy en el siglo XX, ¿eh? He vuelto al siglo XX.

Jaume Segalés: ¿Sí?

Álvaro Neil: Etiopía vive con el calendario Juliano y ahora estamos en el año 1999. Así que una de las maravillas de este viaje, por ejemplo, es eso: que he regresado al pasado y estoy en el siglo XX. Tienen un horario diferente, ahora son la 1:55 aquí, son seis horas... sólo tienen doce horas al día; tienen un año que dura trece meses, el último mes de cinco o seis días sólo. Y eso hace que el año que viene sea el año 2000 en Etiopía y que de momento pues yo esté ahora en el siglo XX, una de estas maravillas de...

Jaume Segalés: O sea, la lástima es que no puedes cambiar nada, ¿no?, de... del tiempo que hemos pasado, ¿verdad? No puedes... Es una lástima.

Álvaro Neil: No, ni yo soy más joven ni se me ha quita'o ninguna cana, no... je. Soy el tipo del siglo XXI que volvió al siglo XX.

Jaume Segalés: Te sientes un hombre ya... en la máquina del tiempo, qué fuerte. Bueno, ¿cuánto tiempo vas a echar en Etiopía; qué lo vas cruzando... hacia Eritrea vas, o hacia Sudán?

Álvaro Neil: Voy hacia Sudán; ahora, hacia Addis Abeba y... bueno, pues tengo suerte de tener amigos, y buenos, y algunos a veces hasta se van a recorrer ahora esta distancia que yo hago en bicicleta en avión, van a venir a verme a Addis Abeba a primeros de abril, así que me quedaré en Addis un mes. Aprovecharé para recorrer los alrededores; para ir al norte, que hay un padre español, como os contaba en una entrevista, que tiene un proyecto con chicos de la calle, y allí hacer mi espectáculo. Y me quedaré en Addis pues tramitando la visa de Sudán, que puede tardar desde una semana hasta tres meses.

Jaume Segalés: Pues nada, que te vaya muy bien por ahí, y ten cuida'o con esto del you you you you!. Hazte amigo de ellos enseguida porque si vas a estar ahí meses, pues al menos que te hagas colega de la pandilla, ¿eh? Luego cuando lleguen turistas harás tú lo mismo, ¿eh?, cuando lleguen turistas dirás: you you you you you you! Je, je.

Álvaro Neil: Je, je, sí, highland, highland. El problema además es el idioma, que aquí hablan amárico, que yo trato de aprenderlo, pero es que no lo hablan en todo el país, hay más de cien dialectos. Y de un pueblo a otro, con una distancia de 40 kilómetros, si habías aprendido a decir Por favor déjame en paz, no tengo highland, pues eso no te vale pa'l siguiente pueblo. Y 40 km los recorres en dos horas, entonces esto es la incomunicación total...

Jaume Segalés: Pues ya saben ustedes, pueden seguirlo y animarlo en biciclón.com... biciclown.com. Ahí tenemos nosotros esa página web de referencia de nuestro amigo el biciclown, que está paseando... paseando no, que está haciendo su trabajo por África. Un fortísimo abrazo, y que haya mucha suerte y hasta la semana que viene, Álvaro.

Álvaro Neil: Pues sí, mismo día, misma hora, desde el mismo país, desde el siglo XX. Un abrazo desde Etiopía.

Jaume Segalés: Hasta luego.

Archivo de sonido

Si quieres escuchar la entrevista, puedes descargar la grabación original de casi 9 minutos (MP3, 1988 KiB) que hice.

Para saber más