Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:

Compartir esta página

Publicidad




El biciclown en la radio desde Adís Abeba, Etiopía (2007-05-16)

Contenido:

Entrevista en Punto Radio a Álvaro Neil, el biciclown, en Adís Abeba, Etiopía. Transcripción y archivo de sonido.


Presentación

Esta entrevista tuvo lugar en el programa A día de hoy, en Punto Radio, el miércoles 16 de mayo de 2007 a las 5:45 de la mañana.

El texto fue transcrito por Alegría Martín (del foro de biciclown.com). Yo hice la revisión final y soy el responsable de los posibles errores...

Notas sobre la transcripción:

  • Los puntos suspensivos entre corchetes indican que hay una o más palabras en ese punto que no son inteligibles en la grabación;
  • el apóstrofo sustituye letras o sílabas omitidas al hablar;
  • las palabras entre corchetes faltan en la grabación y han sido añadidas para corregir el texto.
  • las palabras entre corchetes y tachadas figuran en la grabación pero deben eliminarse para que el texto sea correcto.

Transcripción

Jaume Segalés: Álvaro, ¡buenos días...!

Álvaro Neil: Hola, hola, hola.

Jaume Segalés: Hola, hola, hola... Estás escuchando la música y te gusta, ¿eh?, ¿a que sí?

Álvaro Neil: Je, je... no, no... Estoy escuchando a los pájaros, que aquí está amaneciendo.

Jaume Segalés: Quita la música, José Ramón, que estamos aquí con los pájaros, hombre. ¿Está amaneciendo ahí ahora? ¿Qué son, las 7:48 allí o qué?

Álvaro Neil: Eh... Son las 6:48.

Jaume Segalés: Ah, una horita más. ¡Qué bonito! Y, ¿qué, estás en plena montaña o estás en la ciudad?

Álvaro Neil: No, no, sigo en... en Addis. Hoy es un día especial porque voy a ir a la embajada de Sudán a poner una bomba, aunque no lo saben todavía ellos.

Jaume Segalés: ¡Ja, ja, ja, ja!

Álvaro Neil: Pero sí, voy a dejarme caer por ahí... y... [...]

María Durán: Está bien que nos des primicias.

Álvaro Neil: Sí, bueno... pues bueno, saldrá hoy en la CNN, me imagino; porque la visa de Sudán, pues todavía no... todavía no... no... no ha explota'o.

Jaume Segalés: Estos tíos qué van, a... ¿a letra por día, escribiendo?, o ¿cómo va eso?

Álvaro Neil: No sé, como escriben al revés, pues a lo mejor se están haciendo un lío con mis papeles; pero... pero bueno, voy a... voy a intentar hacer, no sé, un poco de magia, un poco de malabares, caerles simpático y sobre todo explicarle[s] que yo no puedo seguir en Addis gastando dinero, a la espera de un papel; que me encantaría conocer su país, que he oído maravillas de la hospitalidad de la gente del desierto de Nubia; que... que creo que es la... la ocasión en que más cerca estaré en mi vida de visitar Sudán, pero que si ellos no están por la labor de darme la visa en estos días, pues que no pasa nada, que me voy a otro país y... y bueno, que ellos se lo pierden.

Jaume Segalés: Ya, pero luego tienes que hacer un pequeño recorrido, ¿no?, porque si te saltas Sudán... Bueno...

Álvaro Neil: Si... si me salto Sudán tengo que ir a... hacia el este, hacia Yibuti, y de ahí cruzar el Mar Rojo para saltar a Yemen y abandonar África, pues, por la puerta de atrás; es una pena... [...]

Jaume Segalés: Pero, tú querías terminar África hast... querías terminar África hasta Egipto, ¿no?

Álvaro Neil: Sí, pero, bueno, el hombre propone y, en estos casos, Alá dispone, que son los musulmanes.

María Durán: La embajada de Sus... de Sudán dispone.

Jaume Segalés: No, Alá no, un cafre que está ahí con el sello y que no le da la gana de ponerlo, no Alá, ¿no?, je je.

Álvaro Neil: Sí, entonces, pues no me queda otra que después de tres años, pues salir por donde pueda, porque eh... lo que sí tengo claro es que no... no voy a dejar de dar... de hacer mi sueño, ¿no? que es dar la vuelta al mundo en bicicleta. Ya van casi tres años, mas de 900 días y bueno, pues... no... si no hay un sello para Sudán, habrá un sello para Yibuti; lo que siempre hay es un... unas ganas de... de continuar y llevo dos meses parado en Addis; y la bicicleta empieza a llorar por las noches, y es insoportable.

Jaume Segalés: Pobre bicicleta... Porque, entrar así, por las bravas y luego buscarte la vida ahí para que te hagan una cartita o algo, de influencia, no es fácil, ¿no?, en esos países.

Álvaro Neil: No, no, es imposible. En la frontera no hay nada que hacer. O llevas los papeles en regla... Incluso hay gente que va con la visa de Sudán, que la obtuvo a lo mejor en la embajada de Kenia y te miran con mala cara y te dicen: No. ¿Cómo que Kenia? Aquí el país mas cercano es Etiopía, tú tienes que tener la visa de Sudán solicitada en Etiopía. En fin, que te ponen problemas... incluso teniendo todo en regla. Así que... si no lo tienes todo en orden, pues estás dando demasiadas facilidades para que te den la vuelta. Pero nunca se sabe, ¿sabes? El destino, a veces juega estas... estas partidas imprevisibles y tal vez esta... esta negativa de la visa de Sudán, o esa tardanza, me esté permitiendo evitar recorrer el desierto de Sudán con cincuenta grados, que es lo que me iba a tocar en... en junio, así que... nunca sabes lo que es mejor. No hay que forzar demasiado las situaciones y, mientras, bueno, sigo en Addis; tengo el jueves un espectáculo, el último, en un colegio de aquí. Y con esta ilusión me he levantado hoy para prepararlo, eh... hacer los últimos retoques y... bueno, dejar una sonrisa en Addis y que no se me borre la mía, ¿no?, a pesar de... de los problemas burocráticos.

Jaume Segalés: Cuando llevas tanto tiempo en un mismo sitio, claro, aparte de que te empapas de la población, también ellos se empapan de ti; entonces, ¿cómo hace uno para levantarse y decir: Bueno, en 24 horas tengo que pergeñar un espectáculo un poco distinto al que he hecho hasta ahora. ¿Tienes siempre trucos bajo la manga o qué haces?

Álvaro Neil: Hombre, eh... siempre hay cosas nuevas, pero la gente que me va a ver mañana no me ha visto [en] los otros espectáculos, así que para ellos, yo, lo que haga, todo será nuevo. Pero sí que, cuando llevas dos meses en la ciudad, pues ya empieza a mosquear que los conductores de autobuses te saluden...

Jaume Segalés: Je, je...

Álvaro Neil: ...que, je..., que los niños de la calle que venden chicles y papel higiénico no te vendan a ti, sino que vengan corriendo para pedirte que les hagas magia. Entonces, dices, bueno me parece que... je, que ya llevo demasiado tiempo, ¿no?, cuando... cuando te conocen por tu nombre los vendedores de periódicos...

Jaume Segalés: A ver si te vas a poner a... a... a tirar piedras tú contra otros ciclistas ahora.

Álvaro Neil: No, no, lo que pasa es que me tengo que mentalizar porque cuando salga de Addis volveré otra vez a la... a la batalla "pedestre" o de la pedrea, ¿no?, que no es la lotería sino que es los niños haciendo puntería en el ciclista. Pero, bueno, pues espero afrontarlo con ganas porque Etiopía merece la pena. Es un país... muy, muy especial. Hay muchas cultura aquí, muy antigua. Es un país con una lengua propia, un calendario propio, un reloj propio, que en el once de septiembre de este año celebrará su particular milenio, porque todavía vive en el siglo XX; y bueno, la cultura de Etiopía se respira por todos los lados y merece la pena empaparse de ella y salir de Addis y volver a recorrer las montañas y sufrir en las... en las alturas, ¿no?, ahora a más de 3000 metros, cuando salga de aquí; pero merece la pena porque... porque, bueno, yo ya no estoy acostumbrado a dormir en la misma cama dos meses. Creo que el nomadeo está dentro de mi piel y, aunque no quiera, pues tengo que vivir con ello.

Jaume Segalés: Vamos, como... como pa' que una... ¡ah!, perdona, dime, dime.

María Durán: Que si es el país en el que más tiempo has estado parado, Etiopía.

Álvaro Neil: No, porque ha habido países que son mas grandes y que me ha costado mucho más recorrer: Angola, también; Nigeria, cuando tuve la malaria cerebral, pues tuve que estar un mes parado. Angola, cuando rompí la bici, otro mes parado. Así que... bueno, al final ha habido países que... que quieras que no he esta'o tres meses. Pero, en Etiopía, no sé, el día que salga de aquí van a ser creo que cuatro o cinco meses, posiblemente sí. Y es el país, quizá, con una identidad cultural más fuerte, más arraigada; y menos contaminado por lo que se llama la globalización, que a fin de cuentas no es más que una pérdida de identidad de la propia cultura.

Jaume Segalés: Eso está muy bien, esa frase, sí. Estaba calculando yo, aproximadamente, 33.000 kilómetros a... en 900 días, pues... te sale a 35 kilómetros diarios. Claro, con tanto tiempo que te tienes que pasar en un país pendiente de estas cosas... Si pudieras ir a tu ritmo sería mucho más rápida la cosa, pero, tal vez es así mejor, ¿no?, como dices tú, pues disfrutar y saborear, pasar esos dos meses, aunque vayas a un promedio inferior de velocidad, de... de... de marcha, digamos, pero está mejor, te empapas más de la gente, ¿no?

Álvaro Neil: Tampoco es un... no tengo ninguna... necesidad de volver a España en el año 2014 o 2015. Llegaré cuando termine y para esto, pues no necesito hacer al día ni 35 ni 80 kilómetros. Cuando pedaleo, generalmente recorro unos 100 kilómetros y luego, pues tienes que descansar. Sobre todo ahora, cuando empiece a pedalear, tras haber estado parado dos meses, pues he perdido bastante músculo y me van a doler hasta... hasta las caries, pero... pero bueno, pues tengo que acostumbrarme; y ya sé lo que es la bicicleta, que es dura, exigente; y que los 80 kilos de peso, pues nada... nadie va a tirar por mí, ¿no?, tengo que hacerlo. Pero como te digo, es la satisfacción de... de seguir cumpliendo mi sueño y acercándome a mi destino, que no es más que... que el... que el sueño que tengo dentro, ¿no?

Jaume Segalés: ¿Vas siguiendo la actualidad, tú, de España? He visto un artículo que has colgado ahora; es la última entrevista que hiciste, eh... pues... hace dos semanas escasas, ¿no?, en un diario precisamente de tu tierra, ¿no?, en La Nueva España. Pero, ¿vas siguiendo la actualidad?, ¿te van contando compañeros un poco...? Pues por ejemplo, estamos en campaña... los líos que hay, las declaraciones... ¿o eso ya te importa poco a ti?

Álvaro Neil: No, no, no, no, no, sólo tengo una... una... alguna amiga que es política, de estas que trabajan por la sociedad y... y... y me enorgullece tenerla como amiga porque me reconcilia un poco con los políticos y me dice que hay elecciones, creo que el 27 de mayo, pero eso es todo lo que sé. Yo no tengo mucho interés y cuando voy a Internet, bastante tengo con actualizar mi página, contestar a los muchos correos que tengo, como para entrar en la página de cualquier periódico, de cualquier radio y ver la... la actualidad. Y cuando a veces tengo tiempo y la leo, me parece que... que... que fue ayer, ¿no?, que las noticias eh... no evolucionan demasiado y que... bueno, que se siguen tirando los trastos a la cabeza los mismos y por las mismas tonterías. La política, me parece que es el juego de, muchas veces, de engañar a los demás en beneficio propio. A veces... para trabajar por la comunidad muchas veces no hace falta tener unas señas de identidad de un partido político; basta levantarse por la mañana con una sonrisa y... hacer algo. La política, a veces, es un buen instrumento, pero... pero no... no siempre se utiliza en el buen sentido.

Jaume Segalés: Álvaro Neil, biciclown.com, "bici payaso", en inglés, "punto com". Ahí tiene usted la página web de Álvaro para colaborar, para obtener su libro y también, obviamente, para seguirle físicamente. Nosotros lo hacemos vía radio, porque esto es radio, pero también le seguimos por Internet. Álvaro, muchísimas gracias, como siempre y a ver si la semana que viene ya podemos saber de... de tu próximo destino. ¡Ojalá sea [...]!

Álvaro Neil: Sí, no prometo nada, pero... la verdad [es] que espero que la próxima vez pueda saludar desde otro lugar que no sea Addis Abeba y, quién sabe, con la visa en la mano, pero por lo menos con la sonrisa en la cara.

Jaume Segalés: Gracias, un fuerte abrazo, maestro.

Álvaro Neil: Un abrazo, chao.

Archivo de sonido

Si quieres escuchar la entrevista, puedes descargar la grabación original de casi 10 minutos (MP3, 4291 KiB) que preparé en esta ocasión gracias a la ayuda de Jaume Segalés.

Para saber más