Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:

Compartir esta página

Publicidad




De paso


En El canto del pájaro (un libro al que, igual que ocurre con La oración de la rana cada cierto tiempo conviene regresar para releerlo despacio), Anthony de Mello incluyó la siguiente anécdota:

En el siglo pasado, un turista de los Estados Unidos visitó al famoso rabino polaco Hofetz Chaim. Y se quedó asombrado al ver que la casa del rabino consistía sencillamente en una habitación atestada de libros. El único mobiliario lo constituían una mesa y una banqueta.

Rabino, ¿dónde están tus muebles?, pregunta el turista

¿Dónde están los tuyos?, replicó Hofetz.

¿Los míos? Pero si yo soy sólo un visitante... Estoy aquí de paso..., dijo el americano.

Lo mismo que yo, dijo el rabino.

Y la comentó con estas palabras:

Cuando alguien comienza a vivir más y más profundamente, vive también más sencillamente. Por desgracia, la vida sencilla no siempre conlleva profundidad.

No creo que el rabino hubiera podido meter sus pertenencias en tres alforjas, aun olvidando la banqueta y la mesa. Libros suficientes para llenar una habitación no son fáciles de transportar en una bicicleta. Pero probablemente él nunca sintió esa necesidad. En nuestros días, los libros podría transportarlos digitalizados con nulo peso y mínimo espacio, lo cual aliviaría el aspecto material de la cuestión pero no cambiaría el fondo...

Parada

¿Se trata sólo de reducir el volumen y el peso de nuestro equipaje o se trata también de reducir el poder de nuestros miedos y la intensidad de nuestros apegos? Un equipaje ligero, sin contratos y sin raíces, permite partir de un día para otro; sin ayuda, sin avisar a nadie, al amanecer. Pero si aquello que sé que debo dejar atrás sigue ocupando un lugar dentro de mí no llegaré muy lejos; si permito que lo que llevo conmigo se convierta en imprescindible no habré aprendido nada; y si esquivo lo que el camino me ofrece, apenas creceré.

Pero incluso sólo tres alforjas de pertenencias, acomodadas sobre una bicicleta, puede ser demasiado equipaje. Todo depende de qué ruta hayamos trazado sobre el mapa y por qué: ¿Cómo de lejos queremos ir? ¿Adónde queremos llegar? ¿Qué barreras queremos vencer en el camino?

Hagamos lo que hagamos siempre estaremos de paso.