Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:




Presentación

Contenido:

Presentación de estas páginas. Unas citas que ilustran los temas tratados en ellas.


Vivir en bicicleta es disfrutar la libertad y la independencia que nacen de la austeridad y de usar el ingenio en lugar del dinero; es viajar pedaleando sin prisa... Entre otras cosas encontrarás información sobre bicicletas reclinadas (historia, características y modelos artesanales); ideas para construir o reparar tú mismo el equipaje necesario para viajar en bicicleta; y textos y grabaciones sobre bicicletas y viajes...

Vivir en bicicleta está dedicado a cada pedalada, por pequeña que sea, que me lleva cada día por ciertos caminos viejos, caminos que muchos han descrito mejor de lo que yo podría hacerlo:

cena

Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo: Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas.

A lo que Diógenes respondió: Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey.

Anthony de Mello, S.J., El canto del pájaro (título original: The Song of the Bird), editorial Sal Terrae, 1982, p. 114. Traducción al castellano de Jesús García Abril, S.J.

¿Qué pasaría si la gente pidiera cada vez menos en vez de pedir más cada vez? Serían más felices, estarían más sanos, no comerían grasas, cambiarían sus coches por bicicletas, cultivarían hortalizas en el jardín; todos necesitaríamos menos dinero; creo que sería un experimento interesante.

Friendensreich Hundertwasser.

bicicleta junto al mar

No hay peor esclavo que el que no sabe que lo es. De la misma forma que no hay verdadera libertad sin independencia de criterio y austeridad. Entre otras cosas porque, ahorrando tiempo de consumo y no digamos del dedicado a conseguir la capacidad adquisitiva para lograrlo, lo que se ensancha es el tiempo de lo vivido.

Joaquín Araújo, La ecología en tu vida cotidiana, editorial Espasa Calpe, 2000, página 19.

Por esos caminos avanzan las páginas de Vivir en bicicleta. No son caminos fáciles. Por eso cada pequeña pedalada tiene mucho valor. Claro que esforzándose por vivir en bicicleta es más sencillo no perderse:

En bicicleta se aprende poco a poco a llevar consigo solo lo imprescindible; a ver discurrir el tiempo al ritmo de nuestros sentidos; a experimentar el mundo que nos rodea sin barreras; en suma, a distinguir lo que realmente importa.

Y si no tienes bicicleta, recuerda que es posible vivir en bicicleta incluso sin bicicleta...

Marcos Cruz