Suscripción

Suscribirse a las actualizaciones en castellano de estas páginas:

Compartir esta página

Publicidad




Reparar un recargador de teléfono Nokia

Contenido:

Apertura de un recargador de teléfono móvil Nokia para la reparación del cable de salida.


La mayoría de los trasformadores de corriente terminan fallando por el cable de salida, que debido al movimiento suele romperse cerca del aparato. Los recargadores de teléfono móvil no son una excepción.

Las primeras veces es muy fácil reparar la avería: basta con cortar el cable para eliminar el tramo dañado y volver a empalmarlo. Pero cuando la rotura está muy cerca de la carcasa del aparato ya no es posible hacerlo así; no queda más remedio que abrirlo.

Las herramientas necesarias

Para hacer la reparación hace falta lo siguiente:

  • Una taladradora y una broca fina, de unos dos milímetros.
  • Alicates.
  • Tijeras o cortacables.
  • Soldador y estaño.
  • Tres tornillos similares a los originales.

La reparación

Recargador abierto

No sé si los tornillos que usa Nokia en sus recargadores son algún estándar o bien invención de la casa: el dibujo de sus cabezas tiene tres muescas, como aspas de un molino, y no es posible usar con ellos ningún tipo de destornillador que yo conozca.

Con la taladradora y un poco de cuidado, la cabeza del tornillo termina convertida en un pequeño aro ensartado en la broca. Tras descabezar los tres tornillos con la taladradora la carcasa puede abrirse fácilmente. Después sólo hace falta sacar los tornillos girándolos con ayuda de los alicates.

La reparación en sí no tiene ninguna dificultad. Hay que desoldar los dos cables cables de la placa (fijándose antes en su posición), cortarlos para desechar la parte dañada, pelar los nuevos extremos, retorcer y estañar sus hilos de cobre y por último soldarlos en el mismo lugar en que estaban.

Sólo un consejo: Originalmente la pequeña pieza de goma por la que los cables salen de la carcasa aloja los dos cables finos, blanco y negro, sin la camisa común. Sin embargo el cable queda más firme si atraviesa dicha pieza entero, con su camisa, para lo cual hay que ensanchar el agujero (con cuidado porque el material es un poco deleznable y quebradizo: yo me pasé con el ensanchamiento y luego tuve que usar cinta aislante para engrosar el cable).

Por último, para cerrar la carcasa son necesarios tres tornillos similares a los originales. Aunque éstos tenían cuerpo cilíndrico y fino, yo pude atornillar sin dificultad en su lugar unos más anchos y de forma ligeramente cónica.

trasformador reparado

La fotografía muestra el resultado final: el trasformador montado de nuevo con tornillos normales, que harán el trabajo mucho más fácil la próxima vez. Se ve la cinta aislante azul usada para engrosar el cable en el punto de salida y reducir así su movimiento.

conector

El conector de este recargador de teléfono había sido ya modificado por mí: Con un par de conexiones sacadas de viejas pilas de formato 9V y un par de pedazos de cámara de bici, el trasformador serviría no sólo para recargar un teléfono Nokia sino para alimentar otros aparatos. Mi idea era usar el enchufe de tipo 9V para conectarlo a un recargador de pilas casero, pero final la solución que adopté fue otra: poner al propio recargador de pilas un enchufe hembra sacado de un viejo teléfono estropeado..